¿Cómo enseñar a los niños a comer alimentos saludables?

Vida saludable Add comments

En un estudio reciente se revelo que en España casi uno de cada seis niños de entre 6 y 12 años padece obesidad, y a una cuarta parte de quienes no han cumplido 24 años la balanza les advierte de que pesan más de lo adecuado.
¿La razón? El excesivo consumo de alimentos ricos en grasas y de dulces, y la tradicional reticencia de los niños a ingerir fruta, pescado y hortalizas. Las nuevas costumbres de niños y jóvenes, más sedentarias que las de generaciones anteriores, y la escasa actividad física completan este explosivo cóctel que hipoteca la salud de muchos niños y jóvenes.

Estrategias para enseñar una alimentación saludable – ¿Premiar o no premiar?

Especialistas en nutrición infantil de las universidades de Surrey y Gales, ambas en Reino Unido, acaban de publicar una investigación en la que concluyen que usar dulces y postres como “sistemas de recompensa en forma de alimentos puede incrementar aún más las preferencias de los niños por el postre o los dulces, pues el emparejamiento de dos comidas se traduce en que la comida de recompensa se considere más positiva que la de acceso”.

Otros especialistas aseguran que en ciertas circunstancias los premios pueden aumentar la disponibilidad para modelar la conducta alimentaria, pero sugieren ofrecer recompensas no alimentarias, como el reconocimiento (“estoy muy orgulloso de ti”, “estás aprendiendo mucho”) o pequeños objetos, como pegatinas o un lápiz de colores cuando consiguen éxitos, en otras palabras, cuando comen lo que preferirían no comer.

Sin embargo, la mayor responsabilidad en el aprendizaje alimentario y en los buenos habitos del niño están en su entorno cercano: padres, hermanos y abuelos que son quienes serán su ejemplo en todo, incluyendo en sus hábitos alimentarios.

Algunas ideas para introducir frutas, verduras, legumbres y Pescado en la alimentación de los niños:

- Frutas al alcance de la mano: poner frutas en la mochila, en la lunchera, llevarlas en el auto cuando sale la familia, etc. Las manzanas, bananas y mandarinas son ideales para comer en cualquier lugar y a cualquier hora.

- Frutas a la vista: tener una frutera o bowl en la cocina a la vista y siempre lleno de variedad de frutas. Naranjas, bananas, manzanas, uvas o las frutas de estación conformarán un collage de colores atractivos para que el niño busque comer saludablemente.

- Aprovechar las estaciones: cada época del año tiene sus productos. Aprender a aprovechar estas ofertas ayudará también a la economía familiar.

- Verduras y frutas crudas y cocinadas: las frutas pueden comerse frescas o en compota, las verduras puede aparecer en ensaladas o en preparaciones cocidas.

- Pescados: para incentivar el consumo en niños pequeños puede optar por los que vienen sin espinas o comenzar por los enlatados.

- Legumbres: junto a los cereales y frutos secos concentran en sí mismos todos los elementos nutritivos para convertir el menú infantil en equilibrado. Además pueden ser comidos fríos o calientes.

- Presentaciones atractivas: a veces se puede volver apetitosa una comida mostrando una nueva manera de consumirla. Armar brochettes con la fruta, hacer ensaladas de verdura de muchos colores, distribuir las piezas de comida de una manera original o jugar con las formas de cortado de los alimentos.

- Adultos como ejemplo: mostrar a los niños que se come saludablemente y variado es la mejor manera de hacer que coman todo tipo de alimento, cosa que no sólo les servirá en su infancia sino que los hará conservar esos hábitos en su vida adulta.

Leave a Reply